Cuando te decides a reformar tu cocina tienes que tener una serie de pautas para que la reforma no te lleve demasiados problemas y quebraderos de cabeza. Aunque en un principio no parezca necesario, has de tener una buena planificación inicial, una programación de cada uno de los puntos que hagan que la producción y finalización de la obra se ajuste a la idea inicial.

Ten en cuenta todos los detalles como si utilizas tu actual cocina tres veces o más al día, si puedes prescindir de ella durante el tiempo previsto, detalles como este son importantes para plantearte si es posible estar un tiempo de cada de un familiar, amigo o incluso en un hotel.

Los materiales que estás seleccionando son los adecuados, no solo a la calidad que requieres para reformar tú cocina, sino también que se ajusten al presupuesto que has desarrollado, desde el suelo, las paredes, los muebles, encimeras y elementos de la cocina.

Cuando empieces a reformar tu cocina, piensa muy bien en el espacio del que dispones, incluso si puedes ampliar desplazando o incluso si te gusta que la reforma de tu cocina se convierta en una zona diáfana integrada en una sala o habitación contigua. Según tu estilo de vida y las personas que componen la unidad familiar al reformar tu cocina puedes llegar a convertirla en uno de los espacios más importantes de tu hogar.

Elije todos los materiales y presupuéstalos para no tener desviaciones importantes al final y contrata a un profesional que te dé tiempos y una organización de entrega de los materiales. Posteriormente realiza también una programación de la entrega de cada uno de los elementos necesarios para que siempre estén a disposición del profesional en el momento que los necesita, de esta forma te evitarás muchos retrasos importantes.

En  cuanto a los electrodomésticos piensa en una línea que se adapte a tu presupuesto al empezar a reformar tu cocina, entendiendo que a nivel estético y de diseño será buena una sola marca, a no ser que por tus necesidades puedas cambiar de línea la encimera o el horno. Piensa siempre en un buen sistema de extracción, superior o frontal, aunque actualmente hay algunas marcas que incorporan la extracción de humos en la misma encimera.

Incorporar desde el inicio de todo el diseño una buena iluminación, con puntos de luz que se adapten a cada una de las zonas de trabajo de la cocina, además de la iluminación del techo. Puedes trabajar en la reforma de tu cocina en la zona de cocinado, pero también es importante una zona de corte y preparación de la “Mise en Place”, como la zona de lavado. Actualmente la iluminación led se adapta a muchas superficies y pueden quedar ocultos por elementos como los muebles e incluso en el interior de los armarios.

Leave A Comment

¿Necesitas ayuda?